Visitantes

Translate

jueves, 1 de marzo de 2012

10 mercados gourmet que todo foodie debería conocer

De Londres a México DF y de Berlín a Nueva York, un recorrido por las góndolas y vidrieras de las mejores tiendas delicatessen donde se consiguen los alimentos más selectos que existen.

“No hay amor más sincero que el amor por la comida”, escribió alguna vez George Bernard Shaw, y esto lo siente especialmente el viajero cuando se detiene frente a la vidriera de alguna exquisita tienda de delicatessen – esos alimentos selectos, según define la Real Academia Española –, un verdadero banquete de colores y sabores: sales negras de Hawaii, caviar beluga albino, aceite de Argan, jamón de Jabugo, terrinas de foie gras, azafrán en hebras, almejas gallegas, laminitas de oro comestible, vinos como el Petrus o el Margaux, trufas negras y blancas, vainillas de Tahití, chocolates de Madagascar, Brasil y Costa de Marfil, mostaza con flores de violetas.

Se trata de tiendas cuyas góndolas proponen un singular viaje por el mundo a través del paladar. Es en este tipo de establecimientos gourmet donde uno confirma la idea de que no se termina de conocer un lugar si no se comparten sus sabores, los platos típicos, los secretos de su cocina y sus productos más codiciados.

De Madrid a Nueva York y de Berlín a México DF y San Pablo, pasen y vean, entonces, algunas de las mejores tiendas de delicatessen del planeta.

1. KaDeWe (Berlín, Alemania)
No sólo es uno de los más lujosos de Berlín y de los más grandes de Europa sino que, para muchos, el berlinés KaDeWe es el mejor mercado de delicatessen del mundo. Una leyenda en el ambiente gourmet. El KaDeWe (Kaufhaus des Westens o, en español, “Almacenes de Occidente”) fue fundado en 1907 por el empresario judío Adolf Jandorf y transitó más de un siglo turbulento acompañando la historia alemanda: fue reconstruido varias veces, cambió otras tantas de propietarios, y fue bombardeado y cerrado durante la Segunda Guerra Mundial. Reabrió en 1950 con dos plantas y, seis años más tarde, se inauguraron los siete pisos que tiene actualmente. Hay plantas dedicadas a la decoración, venta de ropa de primeras marcas, joyería y spa. Las legendarias plantas gourmet se encuentran en el sexto y séptimo piso, con más de 33 mil exquisiteces: salmón ahumado noruego, una inusitada variedad de quesos –aseguran que hay más de 1300 clases de quesos–, carnes y embutidos –lógicamente, salchichas de todo tipo, jamones de cerdo de Westfalia y ahumados de Hosltein–, cientos de etiquetas de vinos de todo el mundo y conservas, chocolates Fauchon, Godiva, Neuhaus y Valrhona, restaurantes, puestos de degustación y cafés.
Tauentzienstrasse 21. Abierto de lunes a jueves de 10 a 20 horas, viernes de 10 a 21 y sábados de 9.30 a 20.
www.kadewe.de

2. Fauchon (París, Francia)

Desde su inauguración en 1886, primero como bodega de excepción y luego como el salón de te más sofisticado de la ciudad, Fauchon es el gran referente de la gastronomía de lujo en París. En la tienda de la place de la Madeleine no se pasa por alto ningún detalle: la decoración, la presentación, la organización, la pulcritud. Todo destila glamour y elegancia para acompañar el objetivo básico de la marca: seleccionar productos de primerísima línea en todo el mundo y ofrecer creaciones originales, nobles, sabrosas y, al mismo tiempo, de una cuidada estética.
Entre los productos estrella, hay una repostería y bollería sublime, tés aromáticos, vinos y champán, especias y conservas exóticas –como el cangrejo real de Kamchatka, que proviene del estrecho de Bering–, platos preparados, quesos, trufas –los 50 gramos de trufas negras de la región francesa de Perigord cuestan 137 euros (US$ 194); mientras que un aceite de oliva saborizado con trufas blancas cotiza a 14 euros (US$ 20)–, foie gras, patés, terrinas, salmones. El paraíso de las delicatessen. Están organizadas por secciones y, en cada una, hay un chef que orienta y propone recetas y acompañamientos. Todas estas delicias se pueden degustar allí mismo, en unas bonitas mesas altas, o llevar a casa.
24-29 Place de la Madeleine. Abierto de lunes a sábados, de 9 a 20.30.
www.fauchon.com

3. Gourmet Experience – El Corte Inglés (Madrid, España)

Inaugurado en abril de 2010 en el edifico de El Corte Inglés de la calle Goya, en pleno Madrid, Gourmet Experience es un elegante multiespacio gastronómico que combina degustación y venta de productos gourmet. En el mismo lugar se pueden probar tapas de diseño firmadas por chefs de prestigio internacional y comprar champán, ostras y todo tipo de productos de altísima calidad. Espectacular el espacio de los ahumados –con el sello de Ahumados Domínguez–, igual que el de chocolates Godiva, la panadería y pastelería con más de cincuenta especialidades, el rincón de fiambres y quesos, la bodega, la tienda de café recién tostado.
Para los golosos que no pueden esperar a llegar a casa, el espacio de degustación incluye una mini sucursal del restaurante japonés Kotobuki, una frutería de lujo para tomar en el momento los jugos más sofisticados y una sucursal de la increíble tienda Cinco Jotas para embriagarse con los más exquisitos jamones ibéricos de Jabugo recién cortados.
Centro Comercial de El Corte Inglés de Goya, Goya 87. Abre de lunes a sábados de 10 de la mañana hasta la medianoche, domingos de 11 a 21.
www.gourmetexperienceelcorteingles.com/goya/

4. Dean & DeLuca (Nueva York, Estados Unidos)

En septiembre de 1977, Joel Dean, Giorgia DeLuca y Jack Ceglic abrieron una pequeña tienda de quesos artesanales en el Soho de Nueva York y comenzaron una historia que hoy se despliega en 14 sucursales en los Estados Unidos y desembarcos en varios países del mundo. Los neoyorquinos tienen especial adoración por el local del Soho, y tienen razón: sorprendente, encantador y con un ambiente donde reina la perfección y la sofisticación gastronómica. Aquí se pueden encontrar los productos más exóticos y exclusivos del mundo, con una variedad increíble pero también con la mejor calidad y una cuota de audacia que hace a Dean & DeLuca diferente de todos.
Atienden verdaderos expertos en cada departamento y es una visita imperdible para quien viaja a la ciudad de Nueva York y quiere sumergirse en este maravilloso mundo de olores y sabores, que cuenta con deliciosas variedades de quesos, mariscos, aceites y vinagres, especias, decenas de tipos de cafés, tés y chocolates, tapas y delicatessen, vinos Premium y utensilios de cocina provenientes de todo el planeta.
Soho Store, 560 Broadway (en Prince Street). De lunes a viernes de 7.30 a 20; sábados y domingos de 8 a 20.
www.deandeluca.com

5. Food Hall de Harrods (Londres, Reino Unido)

Dicen los londinenses que hay dos ítems en los que ningún otro centro comercial del mundo le puede ganar a Harrods: la Navidad y el Food Hall. En efecto, el espacio gastronómico del subsuelo de Harrods, conocido como Food Hall, es tan espectacular como el famoso Santa Claus y la ambientación que estrena cada diciembre. Un destino clave para los amantes de los espacios gourmet y una de las grandes atracciones turísticas de la ciudad. Aquí se pueden encontrar las marcas más exclusivas del planeta y los productos más extravagantes en medio de una decoración lujosísima, para algunos hasta demasiado opulenta: una botella de vino Petrus de 1982 (8.995 libras, unos US$ 14.500); sal proveniente del corazón del Himalaya (9,50 libras por 250 g; US$ 15); azafrán de las montañas Atlas (US$ 22); té de perlas de jazmín (US$ 36). Hay varias secciones con asesores y expertos en cada área, espacios para degustación y servicios exclusivos, como helados y postres personalizados y eventos especiales a lo largo del año. Huele a especias exóticas, a condimentos riquísimos, a café. Hay restaurantes de diversas nacionalidades en los que se sirven desde un té o unas tapas hasta los platos más sofisticados. Un lugar para sentirse un rey (los precios acompañan, imposibles para simples mortales).
87-135 Brompton Road, Knightsbridge. Abre de lunes a sábados de 10 a 20, domingos de 11.30 a 18.
www.harrods.com

6. Dallmayr (Munich, Alemania)

Está aquí desde el 1700 y, aunque el edificio ha sido destruido y reconstruido varias veces al ritmo de la historia alemana, entrar en Dallmayr es como respirar en otra atmósfera, otro tiempo. Tiene un exclusivo restaurante y un lindísimo café, pero la mayor atracción es la inmensa y antigua tienda de delicatessen, única en el mundo, que atrae la visita de más de 1,5 millones de turistas por año.
Dividida en distintas áreas, en Dallmayr se pueden encontrar deliciosas papayas de Hawaii o mangos de Brasil, más de 70 variedades de buffet frío servidas en exquisitas bandejas de porcelana, las mejores carnes y pescados del planeta, una importante sección especial de café, más de 100 tipos de pan y otro tanto de mermeladas y dulces, una inimaginable selección de embutidos y fiambres, platillos increíbles como salmón ahumado según la antigua receta rusa, finas trufas y los más soberbios chocolates artesanales.
Para los que tienen que esperar, un gourmet bar con mesitas permite amenizar con canapés de ostras o caviar y una copita de champán.
Dienerstrasse 14. Abierto de lunes a sábados de 9.30 a 19.
www.dallmayr.de

7. Colmado Quilez (Barcelona, España)

Si se pregunta cuál es el mejor lugar de la ciudad para comprar caviar iraní, conservas de las rías gallegas o quesos inhallables, medio Barcelona responderá “intenta en Quilez, ahí seguro que lo tienen… y, si no, olvídate de encontrarlo en otro sitio”. En efecto, el Colmado Quilez es el templo del deli para los paladares más exigentes y una de las esquinas más emblemáticas, con su inmensa fachada de 40 metros y sus 16 escaparates, su preciosa atmósfera de los años 40 y su espectacular selección de conservas y embutidos, quesos nacionales e importados, cafés, tés, aceites, especias, vinagres, espárragos, caviar, ahumados, además de 3.500 marcas de vinos, licores, aguardientes, whiskys y cervezas. Fue fundado en 1908 por la familia Vilaseca, primero como confitería de barrio, y luego ya como colmado, continuado en 1940 por don Julián Quilez. Desde 1974 es parte del grupo Lafuente, que conservó ese encanto incomparable de las tiendas antiguas. Los precios son razonables.
Rambla de Catalunya 63. Abierto de lunes a viernes de 9 a 14 y de 16.30 a 20.30, sábados de 9 a 14.
www.lafuente.es

8. Volpetti (Roma, Italia)
Los hermanos Claudio y Emilio Volpetti –originarios de Norcia, Umbría– abrieron en 1973 una tienda en el barrio de Testaccio que, con el tiempo, se transformaría en un ícono para los amantes de la buena comida. Los romanos adoran sus entremeses fritos, sus flores de calabacín, sus aceitunas rellenas, sus lasañas para llevar y comer en casa. Basta con traspasar la puerta de Volpetti para que alguno de los hermanos, o Alessandro, de la nueva generación de la familia, convide un quesito especial italiano –manjar de los dioses–, un prosciutto de Parma o una porción de pizza. ¿Cómo probar tantas maravillas sin que uno termine saliendo con la billetera vacía? Difícil respuesta, porque en Volpetti tienen lo mejor de la gastronomía italiana, nada menos, más que una variadísima selección de productos originales de todo el mundo.
Todo es una gran tentación: quesos, carnes, panes, tortas, hongos secos, trufas frescas, vinos, aceites de oliva, una variedad inimaginable de pastas, terrinas.
A la vuelta de la esquina está “Volpetti più”, una tavola calda donde sirven almuerzos o cenas informales. Ninguna visita a Roma estaría completa sin pasar por aquí.
Vía Marmorata 47, Testaccio. Abre de lunes a sábados de 8 a 14 y de 17 a 20.15.
www.volpetti.com

9. Mundo Gourmet (Distrito Federal, México)

Los mexicanos saben dónde tienen que ir de compras si se trata de preparar una cena especial. Mundo Gourmet, en el barrio de San Ángel de DF, es el único lugar de la ciudad que ofrece a la vez una cava extraordinaria (incluye muchas de las calificaciones más altas a nivel mundial), junto con una amplísima variedad de productos gourmet como caviar sevruga, exquisitos jamones serranos y Jabugos, salames, quesos importados, salmones ahumados, filetes de anchoas del Cantábrico, foie gras, cafés, tés, pastas de alta calidad y muchísimas otras delicias, además de libros y accesorios de cocina. Para los viajeros (y sobre todo para los que tienen resistencia a los picantes), las góndolas y delicatessen locales son un capítulo aparte. Mundo Gourmet es también una marca registrada en la ciudad para la oferta de cursos de cata y enología, tanto en la sucursal de San Ángel como en la de Jardines de Pedregal.
Avenida Revolución 1541, San Ángel. Abre de lunes a viernes, de 9 a 20.30 horas, sábado de 9.30 a 20.30, domingos de 10 a 15.
www.mundogourmet.com.mx

10. Casa Santa Luzia (San Pablo, Brasil)
“No es un mercado, ni un supermercado, ni una tienda de delicatessen; es el Paraíso”. Así la describen los paulistas y tienen razón: es que Casa Santa Luzia es mucho más que la tienda gourmet más deslumbrante de la ciudad de San Pablo, en Brasil. Fue fundada por un inmigrante portugués en 1926 en Jardins, un barrio que hoy se ha transformado en uno de los más lindos y trendy de la ciudad. Sus góndolas ofrecen un recorrido por lo mejor de la gastronomía brasileña y del mundo, buscando sumar a la alimentación no sólo placer, sino también salud. Por ello es posible encontrar exclusivas y variadísimas opciones de alimentos sin gluten, productos orgánicos, sin lactosa, diet, entre otros.
La bodega tiene más de 2500 marcas, además de innumerables colecciones de aceites, vinagres, salsas, quesos, dulces, tortas y bombones, panes artesanales, frutas exóticas, cortes pre-preparados de pollo, carne, faisán, avestruz y diversos tipos de peces y crustáceos. Imperdibles el cuscús de camarón, el salmón con salsa de mostaza. La cheescake resulta sublime.
En el primer piso se pueden probar tés y cafés de diferentes regiones de Brasil y del mundo.
Alameda Lorena 1471. Abierto de 8 a 20.45, excepto los domingos.
www.santaluzia.com.br


Por Claudia Dubkin
Fuente: Diario Clarín - Suplemento Viajes