Visitantes

Translate

jueves, 8 de marzo de 2012

Jugos del Barrio Chino: los mejores, los peores y los que alguna vez tenés que probar

En esa tierra de fantasía que es el Barrio Chino, los jugos y bebidas envasadas son siempre coloridos, extraños, casi lisérgicos. Eso es lo normal, lo que no pasa tan a menudo es que sean ricos. Recorrimos la zona y acá van nuestras sugerencias.


Antes de arrancar, una aclaración: no esperes nada “sano y natural”, porque todas estas bebidas tienen azúcar, colorantes y conservantes, pero sí preparate para sabores tan extravagantes como divertidos. Te contamos cuáles están buenos y cuáles es mejor evitar, por más linda que sea la botella.

LOS QUE SÍ:

Jugo de ananá Mogu Mogu
Dulcísimo, con todo el aroma artificial del ananá y trocitos de fruta, un flashback a los caramelos de la infancia... ¡Magia pura! Ojo que es muy calórico: 180 kcal la botella ($3,50 los 320ml).

Jugo de guayaba Chiao Kuo
La acidez de la guayaba, suavizada por el azúcar, en un torbellino de aroma tropical. Tiene 30% jugo de guayaba, más que el promedio de cualquier jugo. Una buena opción para los paladares delicados. ($5 la lata de 340ml).

Jugo de uva verde en botella

Refrescante, con un fondo a uva bien logrado, domado por un intenso almíbar. Mejor compartirlo para evitar el sugar rush. La misma marca ofrece variedad de jugos de otras frutas, de igual dulzor extremo. ($6 la botella de 500ml).

Jugo de lychee Bozi
¡Viene con un montón de lychees enteros!, esa fruta exótica originaria de China, de apariencia rugosa y sabor agridulce. Más que un jugo, este jarrito de vidrio contiene un postre para después de unos tempura de langostinos al paso. ($12 los 380gr)

Té frío de crisantemo Chainly
Si bien lo más tradiconal en China es preparar este té en los hogares, la empresa taiwanessa Chainly lo comercializa en latas. El aroma suave del crisantemo lo hace perfecto para experimentar sin llevarse chascos. ($4 la lata de 320 ml).


LOS QUE NI:

Jugo de calabaza china Chainly
El fruto, en inglés, se llama white gourd, por fuera es verde y por dentro se asemeja a un pepino. Este jugo tiene un poco de olor a tierra, pero es bastante parecido al té de calabaza que venden en los restaurantes de la zona. Muy dulce, de color ámbar y textura apenas densa. Acompaña bien cualquier salteado al wok. ($5 la lata de 320 ml).

Jugo de lychee con leche de coco Chin chin
Solo para fans del lychee en conserva, este juguito tiene exactamente ese sabor. La lata trae una sorpresa: cubitos pequeños de fruta, firmes y gomosos, que divierten el paladar. ¿La leche de coco? No se nota. ($6,50 los 315 ml).

Jugo de lima Bozai
¿Cómo resistirse a ese envase de vidrio que deja ver trozos de fruta en el interior? Sabe a gaseosa de lima-limón sin gas, pero suma puntos por su textura y porque tiene muy pocas calorías: 21 por envase. ($8,50 los 350 ml).


LOS QUE NO:

Jugo de papaya con leche Chiao Kuo
Tiene pulpa de papaya, azúcar y leche, algo muy común en los jugos orientales. Opaco, color salmón, con un olor fuertísimo, denso y muy dulce. Como mucho, puede servir para darle un toque especial a un licuado. ($5 la lata de 340ml).

Jugo de maracuyá en tetra brick
Solo tiene 10% de jugo de fruta, así que es desabrido y con poco aroma. Es cierto que no tiene esa textura espesa que molesta los días de calor y viene en una cajita simpática, pero no es rico. Para nada. ($6 los 200ml).

Jugo de frutilla Bozai
¿Un jugo de frutas transparente? Más bien es como tomar agua con saborizante, con la particularidad de que esta viene con unas semillitas vistosas. Pero, hay un detalle: la frutilla no está en la lista de ingredientes. ($7 los 350ml).

Jugo de arroz y maní Chiao Kuo
La compramos por pura curiosidad, esperando lo peor, y así fue. De la lata salió un líquido marrón, muy espeso, con olor a maní tostado y sabor a agua sucia y azucarada. Un asco. ($3,50 la lata de 340ml).

Por Elena Paoloni
planetajoy.com