Visitantes

Translate

viernes, 6 de enero de 2012

Los Roques: el paraíso al que todos quieren volver

Los Roques, un archipiélago protegido que se encuentra en el Mar Caribe venezolano, combina paisajes que sus ojos no creerán y el alejamiento de la civilización que, de vez en cuando, es necesario.

Archipiélago Los Roques - Venezuela
El Archipiélago venezolano de Los Roques está ubicado 166 de Caracas, en el Mar Caribe, fue elegido como poseedor de una de las 20 mejores playas del mundo. Declarado Parque Nacional en 1972 y, más recientemente, zona protegida para cuidar su ambiente marino único, Los Roques tiene una superficie marina y terrestre de 225.153 hectáreas que incluye más de 50 cayos, la isla de Gran Roque, y unos 300 arrecifes coralinos.
El archipiélago está conformado por una isla llamada Gran Roque, donde están todos los alojamientos, negocios de provisiones y el aeropuerto; y cientos de cayos vírgenes a los que se va por el día en lanchas que se alquilan o, los más suertudos, en yates privados.
La magia del lugar y sus aguas cristalinas se deben a la gran barrera de rocas que rodean el archipiélago y la protegen de las grandes olas, permitiendo que queden inalterados pequeños bancos de arena y cayos de menos de media cuadra de longitud.Esta barrera se ve claramente cuando se viaja hasta Los Roques en avión, un vuelo de unos 25 minutos desde el aeropuerto Simón Bolívar, de Caracas, y de media hora desde la Isla Maragarita.

A Los Roques también se puede llegar en yates privados, ya que no hay servicio de ferry turístico, o en vuelos de aerolíneas comerciales. La aerolínea que va todos los días hasta el archipiélago es Aerotuy, pero hay otras empresas que vuelan 3 veces por semana e incrementan sus frecuencias los viernes y los domingo, ya que hay muchos venezolanos que van por el fin de semana.

Al poner un pie en Gran Roque se paga una tasa de entrada al archipiélago, ya que es un Parque Nacional y allí se protegen las especies animales y los frondosos corales del área.
La oferta de alojamiento en la isla no es muy variada, no existen los hoteles de lujo o las grandes cadenas ya que modificarían las condiciones naturales de la zona y le quitarían su mayor atractivo: las playas desérticas, limpias e inalteradas.

Las posadas son el único lugar para hospedarse en Gran Roque, las hay de todas las categorías y con los más variados servicios que van desde todas las comidas preparadas por un chef hasta las excursiones a los cayos.

Por la mañana la isla Gran Roque queda vacía ya que todos los turistas se embarcan en lanchas o catamaranes hasta los cayos. Allá se puede disfrutar de los variados colores que ofrece el mar, caminar por las playas de arena blanca y descubrir caracoles, hacer snorkeling en el agua cálida o nadar cerca de tortugas salvajes que se acercan por curiosidad.

En Los Roques, la naturaleza es virgen y todo está protegido, por eso los visitantes y los locales deben ser muy cuidadosos de no dejar botellas en los cayos y está prohibido llevarse caracoles o pedazos de corales como souvenires.

El archipiélago venezolano da la posibilidad de cada de todos los días se pueda visitar un Cayo diferente y hasta se puede vivir la experienci única de pasar el día en el banco de arena Sebastián, que no tiene más de 90 metros de largo y 5 de ancho, además de estar rodeado de pelícanos, corales y caracoles vivos que se pueden admirar a través de la máscara de snorkeling.

Por otro lado, uno de los cayos más bellos es "Cayo de agua" donde se puede visitar un pequeño faro luego de caminar por un sendero de arena rodeado de agua, de ambos lados. La mayoría de las veces las lanchas llevan a unas 10 personas al cayo y esas serán todas las personas que te cruzarás en el día, ya que los cayos no están habitados. Esa es otra de las ventejas de Los Roques, disfrutar de la naturaleza virgen, alejado de la civilización y con niveles de ruido nulos.

Los Roques ofrece paisajes caribeños espectaculares que hasta sorprenden a aquellos que recorrieron las playas de todo el mundo, por eso visitarlo tiene que ser una cuenta pendiente de todos los amantes de la playa y la vida al aire libre.

Fuente: todoparaviajar.com