Visitantes

Translate

viernes, 4 de mayo de 2012

Ritoque, el secreto mejor guardado de Chile

Surf, playas desiertas y extensos bosques: el balneario menos conocido del sector de la costa que va de Reñaca a Zapallar es para los que buscan el relax total.
Hermosas playas de Ritoque, Chile. Foto gentileza www.ritoqueraices.com
Texto Karen Kesselbrenner
Fotos gentileza Ritoque Raices Eco-Surf Hostel


Cuando un viajero se encuentra con un punto del mapa que incluso los lugareños conocen poco, puede considerarse afortunado. Y uno de esos sitios de Chile que aún gozan de relativo anonimato es Ritoque.Ritoque,paraíso para los que aman el surf

La quinta región del país ofrece un sinfín de balnearios de fácil acceso. Desde la conocida Viña del Mar hasta la exclusiva Zapallar, la costa chilena atraer tanto a los santiaguinos cansados del asfalto como a turistas de otros países.

Pero sólo aquellos que viajen con los ojos bien abiertos aprovecharán algunos de los kilómetros de arena y olas menos conocidos. Ritoque, con sus playas desiertas, es uno de los destinos favoritos de los amantes del surf.

A 50 minutos de bus desde Valparaíso, sus 17 kilómetros de costa están celosamente custodiados por profundos bosques vírgenes. Una única angosta ruta llega hasta la misma playa desde Quintero, la ciudad más cercana, a unos diez minutos en automóvil.

Qué hacer

Este imán natural para los surfistas no sólo es ideal para los amantes de los deportes acuáticos. Las cabalgatas entre las dunas y las clases de yoga en la arena, bien temprano a la mañana, están entre algunas de las actividades predilectas de los visitantes. A pesar de la bajísima temperatura del agua, más de un valiente se anima a la natación en estas latitudes del Océano Pacífico.Cabalgatas por las playas de Ritoque

Por la noche, mientras el frío no se sienta con tanta intensidad, es común organizar grandes asados para familia y amigos o en los distintos puntos de alojamiento a pocos metros del mar. Para los que sí o sí tienen que comer en un restaurante, también está la opción del que está próximo al parador de la playa.

Una escapada al centro de Quintero para aprovechar la feria de alimentos tampoco puede quedar fuera de la lista de cosas para hacer si el viajero siente la imperiosa necesidad de poner a trabajar a la tarjeta de crédito (o al efectivo, más precisamente). Funciona tres veces por semana frente a la estación de buses de la ciudad.

Cómo llegar

Todos los caminos conducen a Quintero: esa es la clave para llegar a Ritoque.

Desde Santiago, los buses Cóndor y Pullman salen aproximadamente cada hora hacia Quintero desde la Estación Pajaritos del metro. Es la misma parada del transporte público que llega al aeropuerto de la capital. Desde Pajaritos hasta Quintero, hay unas tres horas de viaje. Esta opción también es recomendable para aquellos que viajen desde el exterior o el norte del país.

Quienes partan desde Valparaíso, Viña del Mar u otro punto más al sur de la costa pueden tomar cualquier bus de la línea Sol del Pacífico que tenga el cartel de Quintero al frente.

Independientemente del lugar de origen del servicio, es preferible pedirle al conductor que los deje en el cruce del puente de Quintero y así ahorrarse el trayecto hasta la estación de buses. Tardarán menos en llegar a Ritoque y el taxi será más barato.Paz y tranquilidad en las playas de Ritoque

Cualquier colectivo (taxi compartido) debería llevarlos hasta la playa de Ritoque, pero es costumbre consultar antes de empezar el viaje. Los conductores sueles cobrar 2.000 pesos chilenos (poco más de U$4), pero algunos pueden exigir 2.500. Pagar más que eso es ser víctima de una pequeña estafa.

Si se animan, también es muy común hacer dedo. Incluso, a veces ni es necesario pedir un aventón, ya que los lugareños se ofrecen espontáneamente (en especial, cuando se trata de turistas mujeres).

Dónde Alojarse

Hay algunas cabañas para alquilar cerca del bosque por unos 6.000 pesos chilenos (U$S12,5) por persona. 

Este balneario de bajo perfil es un destino indicado para aquellos viajeros que no necesitan sí o sí hospedarse en hoteles de lujo ni requieren las instalaciones más glamorosas para aprovechar sus vacaciones.

Aquí, la naturaleza le regala a los viajeros sonidos y paisajes que en otros puntos del mundo pueden demandar varios cientos de dólares para acceder a ese privilegio.Lo más aconsejable de este destino es dejarlo para el final del viaje. Tres días de desconexión total lo dejan a uno listo para volver a la rutina silbando bajito y bien descansado
 
Fuente: todoparaviajar.com