Visitantes

Translate

sábado, 16 de julio de 2011

Lujo bajo cero

Con la reciente inauguración de un hotel en el Círculo Polar, en Rusia, la tendencia del turismo helado sigue ganando adeptos. Comodidad y glamour, pero con mucho abrigo.


Ya conocíamos los hoteles de hielo y hasta hemos hablado sobre cómo hacer turismo en la Antártida y en el Ártico, pero que un hotel abra sus puertas en pleno Círculo Polar sí que es toda una novedad.

Se trata del hotel Yuribey, ubicado en Salejard (Rusia), la única ciudad que se encuentra en la línea geográfica del Ártico. El emprendimiento hotelero cuenta con todo el lujo y confort soñado para que los turistas puedan sentirse a gusto, pero además, debido a que la idea de su construcción surgió con el objetivo de revalorizar la zona y hacer del turismo allí toda una industria, en su interior se pueden encontrar cientos de elementos folclóricos. Así, por ejemplo, siluetas que lucen trajes típicos nacionales visten sus rincones.

Por supuesto, aquí no faltan los platos que caracterizan a esta zona blanca y gélida: el venado en salsa agria de arándano rojo, stroganina (pescado congelado vivo) y salmónidos ahumados en frío son algunas de las opciones. Pero, para quienes prefieren disfrutarlos vivos antes que muertos, en las cercanías del hotel los visitantes pueden pasear de la misma manera que lo hacen los lugareños: en un trineo tirado por venados. Toda una aventura para la que, por supuesto, hay que abrigarse mucho.

Salejard (cuyo significado es Fin del Mundo) ofrece una postal imperdible, en la que no falta el espectáculo de la aurora boreal ni la belleza de la nieve más blanca del mundo. Sus largos inviernos alcanzan temperaturas de 30 grados bajo cero durante el día y 50 bajo cero durante la noche. Pero no hay que preocuparse ya que una de las características de la región que es el centro administrativo de Yamalia, son ni más ni menos que sus yacimientos de gas naturales por lo que la calefacción está garantizada.

El hotel, en el que no faltan las grandes arañas ni lo último en tecnología, obtuvo su nombre del río Yuribey, cuya agua fluye sólo dos meses al año, ya que los diez meses restantes suele estar cubierto de hielo.

De esta manera, la región intenta competir turísticamente con Moscú y San Petersburgo, centros elegidos por los viajeros del mundo cuando visitan Rusia. Con el nuevo hotel de lujo suma entonces una oferta hotelera inmejorable para disfrutar de actividades como el esquí, la pesca y la caza. De hecho, la zona es conocida por poseer el 70% de la población de salmónidos de Rusia, por lo que su pesca es un gran anzuelo para los amantes de este deporte. Pero, además, en ciertas temporadas está permitida la caza de osos, alces, lobos polares, liebres, zorros, gansos y patos polares.

Esto no es todo. Visitas a los cementerios de mamuts, a los yacimientos de gas natural y de petróleo de Yamal o a los santuarios sagrados de las tribus autóctonas de la zona (conocidos por ser epicentros energéticos) se suman al tour más pedido: experimentar en carne propia el estilo de vida de las tribus locales, muchas de ellas nómades, que se trasladan igual que lo hacían en la antigüedad –y que no cambiaron en lo más mínimo su modo de vivir desde entonces- y viven en casas conocidas bajo el nombre de chum, construidas en piedras y en las que se duerme al abrigo de las pieles de los ciervos y se come venado crudo y congelado.

Fuente: todoparaviajar.com

El hotel Yuribey. Foto: www.veronikaignatova.ru