Visitantes

Translate

sábado, 29 de octubre de 2011

Botswana: naturaleza salvaje

Este país africano, que limita con Sudáfrica al sur, es la meca para los amantes de la naturaleza, ya que lo atraviesa el desierto de Kalahari y un 17% de su territorio está protegido por parques nacionales listos para ser descubiertos. Te invitamos a conocer Botswana, el lugar donde no vale quedarse adentro.


Atardecer en Botswana (Imagen: copyright Derek Keats)









Puede que muchos no lo hayan escuchado nombrar muchas veces, pero la república de Botswana es un país africano que limita al sur con Sudáfrica y es un paraíso para todo aquel que disfrute de las actividades en la naturaleza salvaje.

Una gran mayoría del país está ocupada por el desierto de Kalahari, mientras que un 17% del territorio está protegido por parques nacionales que resguardan las más variadas especies de animales y ecosistemas. Si tu idea de vacaciones son campamentos en el desierto, safaris y una cultura vibrante, tu próximo destino debe ser Botswana.

Luego de su independencia de Gran Bretaña, en 1966, Botswana fue considerado uno de los países más pobres del mundo, pero en la actualidad es una de las democracias más consolidadas de África y uno de los países de mayor crecimiento económico.

Gaborone es la ciudad capital de Bostwana, y se encuentra a unos 15 kilómetros de la frontera con Sudáfrica. Con más de 200.000 habitantes, esta urbe cuenta con la universidad nacional, organizaciones internacionales y los edificios oficiales como ministerios, el parlamento y oficinas de gobierno. El turismo en Gaborone es mínimo, pero cuenta con el aeropuerto internacional - el más importante del país- que recibe vuelos de la mayoría de las grIndígenas de Botswana (crédito: Dietmar Temps)andes aerolíneas del mundo.


El desierto de Kalahari, también llamado desierto rojo por sus arenas rojizas, ocupa un 70% del territorio del país y tiene una particularidad: goza de temporadas de lluvias que permiten su abundante vegetación y épocas muy secas con altísimas temperaturas.

Kalahari tiene facetas tan diversas, que en algunas zonas crecen salvajemente varias especies de melones, mientras en un área húmeda, llamado el Delta de Okavango, se crean pantanos donde residen leones, cocodrilos, elefantes, jabalíes, búfalos, cebras y miles de especies de pájaros.

“Gran sed”, como también se denomina a este desierto, está habitado por la tribu de los bosquimanos, un grupo étnico que aún mantiene sus antiguas costumbres.

Una de las excursiones más populares del desierto rojo es pasar un día con los bosquimanos de la región Dqae Qare, compartiendo su moda de vida, aprendiendo sus bailes y admirando su particular dialecto, compuesto por 5 lenguas que incluyen chasquidos y silbidos.

Estos habitantes originarios enseñan a los visitantes historias del desierto, muestran como confeccionan joyas con restos de los huevos de avestruz y cuentan su experiencia de convivir con la flora y fauna mientras se caminan por las dunas de arena roja.


En las puertas del desierto de Kalahari, la ciudad de Maun es la capital del delta de Okavango y el ce(Crédito: David L. Govoni ©2009)ntro de operaciones para los safaris que se realizan en los pantanos.

Maun es un importante centro turístico con un aeropuerto que recibe vuelos diarios de Gaborone y desde la ciudad sudafricana de Johannesburgo. También ofrece buenos hoteles, restaurantes y empresas turísticas que organizan safaris y avistajes de los animales salvajes que viven en la zona.

El parque nacional Chobe, ubicado en el noroeste del país, es el más antiguo y completo de Botswana. Este lugar, considerado uno de los primeros donde se realizaron safaris en el sur del continente africano, cuenta con cuatro ecosistemas: zonas verdes que rodean el río Chobe, el pantanal de Savuti, la marisma de Linyati y el campo.

El plato fuerte de Chobe es su gran reserva de elefantes, que llega a 120.000 ejemplares, y se los puede admirar caminado con sus crías o migrando - dentro del parque- hacia las orillas del río durante las épocas más secas. Los paseos también permiten estar muy cerca de las cebras, antílopes, jirafas y búfalos que habitan esta área protegida.

Si buscas naturaleza y experiencias únicas en el mundo, Botswana ofrece lo que necesitas.

Fuente: todoparaviajar.com